Paso a Paso, Campeonazo!

Un 27 de Diciembre de 2001, Racing cortaba una sequía de 35 años sin títulos locales. Un equipo que no contaba con figuras rutilantes pero sí con un corazón inmenso y un hambre de gloria que quedará por siempre en el recuerdo de todos los hinchas. A 15 años de esta epopeya, reviví el “paso a paso” de un Campeonato inolvidable.

Agosto de 2001. Racing estaba gerenciado por Blanquiceleste S.A. con Fernando Marín a la cabeza y acababa de salvarse del descenso un mes atrás, a partir de un equipo luchador pero muy limitado que de todas formas cerró un buen torneo venciendo a Independiente en la doble visera.

Como siempre en los recesos de invierno, muchos jugadores se van y otros tantos que vienen. Al plantel dirigido por Reinaldo Carlos Merlo llegaron 14 jugadores no ignotos, pero sí sin tanto cartel: Loeschbor, Maciel, Masceratesi, Viveros, Bedoya, Leo Torres, Vitali, entre otros tantos. Campagnuolo y Barros Schelotto (Gustavo) eran quizás, los nuevos de mayor experiencia. Se mantuvo una base de juveniles que se transformarían en piezas claves pocos meses después: Bastía, Estévez y un tal Diego Milito. Todos comandados por un referente que ya llevaba 6 años en el club: Claudio Ubeda.

El primer paso se dio en la fría y lluviosa noche del viernes 17 de Agosto. Fue triunfo 2-1 frente a Argentinos Juniors con goles de Arano y Pablo de Muner, en contra.

En la segunda fecha, se jugaba el clásico. A pocos minutos del final , Diego Forlan le daba el triunfo al rojo, pero en tiempo cumplido apareció la cabeza vendada de Gabriel Loeschbor que llegó mas alto que todos para estampar el empate agónico que se festejó como un triunfo.

Era turno de los equipos santafesinos y a Racing nada ni nadie lo podía parar. Primero fue triunfo 2-0 en Santa Fé frente a Unión, con goles de Estévez y Bedoya; luego, triunfo 2-1 en casa frente a Colon, que marchaba entre los primeros puestos. La ilusión de la gente ya no había forma de pararla.

 

Fecha 11 y otro partido épico: el domingo arrancó temprano con el tren académico desde Constitucion a La Plata (parando en Avellaneda, desde luego). Tarde lluviosa que pintaba negra, ya que el Pincha ganaba 2-0 al cabo de los primeros 45 minutos. Y una remontada emocionante que terminó en triunfo 3-2 con dos goles de Estévez y el definitorio de José Chatruc para gritarlo con el alma.

Cuatro días mas tardes, llegaría el primer transpié : se adelantó el partido de la fecha 15 frente a Boca en la Bombonera (el Xeneize debía viajar a Japón para jugar la Intercontinental frente al Bayern Munich) y fue una derrota sin atenuantes por 3-1 con un Riquelme que jugó para 10 puntos.

La revancha llegó tres días mas tarde y requería de una prueba de carácter, para ver si el golpe había sido profundo o no. Fue goleada 4-1 a Gimnasia en Avellaneda para no dejar ninguna duda; y esta vez, el que jugó para 10 puntos fue el Pepe Chatruc, con dos goles .

En la fecha 13 otro partido para el recuerdo, de otro planeta. Cancha de Vélez frente a Nueva Chicago. Racing ganaba 1-0, el local que reacciona y se pone 3-1 arriba, ya en el segundo tiempo. Pero el equipo recordó la epopeya de La Plata y no se dio por vencido. Lo fue a buscar y lo dio vuelta 4-3! Pero a pocos minutos del final, el jugador del local Serrano sacó un tremendo remate desde fuera del área para el definitivo 4-4. Partidazo.

A esta altura, el campeonato era disputado por dos equipos. Racing, puntero con 5 puntos de ventaja sobre el River de Ramon Diaz, Comizzo, Cambiasso, Ortega , Coudet y D’alessandro. Fecha 14 y triunfo ajustadísimo 1-0 frente a Chacarita con gol de Estévez, de penal.

Racing tuvo una fecha libre por el partido adelantado frente a Boca y River ganó su partido. Y en la fecha siguiente, la 16, los Millonarios visitaban el Cilindro. Sin dudas, era EL partido del campeonato. River tuvo un muy buen primer tiempo y se fue arriba 1-0 con gol de Cambiasso. En el complemento, La Academia fue un torbellino que iba e iba, y a pocos minutos del final , un inolvidable y foribundo zurdazo de Gerardo Bedoya estampaba el empate que significaba medio campeonato. River perdia una chance única. Media Avellaneda ya se sentía en la Gloria.

El equipo de Mostaza podía gritar campeón en cualquier momento, si los resultados propios , y de River, lo acompañaban. En la 17ma fue empate 0-0 frente a Banfield, con dos goles mal anulados a Racing. En la 18, con un Cilindro a explotar, Racing le ganó 2-0 a Lanús y no pudo festejar en casa porque River vencía a Argentinos Juniors en Caballito.

Quedaba la última fecha. La 19na. Racing tres puntos arriba de River, debía visitar a Velez en Liniers. River recibiría a Central. Pero las circunstancias sociales, políticas y económicas del país hicieron postergar la fecha 4 dias mas. Nadie en el país, excepto los hinchas de Racing, pensaban en futbol.

Y asi, entre corralitos, balas y cacerolas, llegamos al 27 de Diciembre. Dia de semana. Llovia y paraba constantemente. Tambien salía el sol. El José Amalfitani estaba en un 80% colmado por hinchas académicos. Racing que se pone arriba con otro gol clave de Gabriel Loeschbor, todo era carnaval. Con el empate, también, Racing gritaba campeón. A poco del final Chirumbolo aprovecho un regalo de Vitali y ponía suspenso con el 1-1.

Y así fue esta historia…paso a paso , el equipo de Mostaza Merlo, se ha consagrado. Y con una estatua lo han homenajeado. SALUD CAMPEONES!

Por Santiago Caviglia (@santiagocavi)

 

This entry was posted in Noticias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.