Perfil de Marcelo Meli: “Dinámica y sacrificio”

Quiso abandonar el fútbol en varias instancias, sufrió el no poder ver a su familia, en Colón le aseveraron que no llegaría a Primera, se afianzó en el Sabalero, fue figura, llegó a Boca, fue aclamado por la Bombonera y también resistido. Proveniente de Portugal, el volante caracterizado por su entrega y su gran dinámica, llega a Racing para renacer.

Salto, a 200 kilómetros de la Capital Federal, es un pueblo de bajos recursos, donde se respira humildad. Desde sus entrañas, Marcelo Meli tenía un sueño desde que iba a la primaria y pateaba la pelota en los recreos. En el Club Sports, en su lugar natal, comenzó a tejer su historia como futbolista. En ese entonces, como un hobby, por diversión, con la idea de ser profesional como algo abstracto.

El mediocampista de 24 años llega a Racing luego de un fallido paso por Portugal, donde sólo estuvo 16 minutos en cancha. Sin lugar en Boca, donde su etapa no se cerró de la mejor manera, fue un pedido explícito de Diego Cocca para reforzar el eje del campo. Su incansable despliegue pesó más que sus imprecisiones con la pelota.

En sus inicios fue marcador central, pero su inconsciencia y dinámica hicieron que su entrenador, Nino Velásquez, lo corriese a la mitad de la cancha porque sus cualidades no coincidían con las de un zaguero. En diversas entrevistas confesó que el gol era una atracción desde sus inicios: le gustaba tener la pelota en los pies, desdoblarse y pisar el área.

Cuando tenía 13 años, fichó para el club que comandaba Jorge Griffa y debió abandonar el nido. La distancia entre él y su familia fue un factor duro en su adolescencia y provocó que quisiera dejar el fútbol. Pero sus padres lo ayudaron para que no renuncie a su sueño. Durante esa etapa, pulió su trato con la pelota y su llegada al arco rival. Jugó como enganche hasta que lo corrieron a la banda derecha en las Inferiores de Colón. Las dificultades lo ayudaron a forjar un carácter que él caracteriza como su esencia.

En las Divisiones del Sabalero fue volante externo hasta que llegó a la Reserva. Fue ahí, en el paso previo para llegar a la Primera, que le sugirieron ir a jugar a Tiro Federal con el motivo de que difícilmente iba a ser tenido en cuenta y que no daría el salto definitivo hasta la máxima categoría. Con todos los achaques y esfuerzos realizados durante su pubertad, no se rindió y se quedó a pelearla. Finalmente lo logró.

Sus 34 partidos son una muestra cabal de que no se equivocó. Su debut en 2012 en el Libertadores de América con Roberto Sensini como entrenador fue la consagración del sueño. A pesar de que le costó afianzarse, consiguió ser una pieza vital para el Colón de Diego Osella que fue por la heróica y quiso dejar a los santafesinos en Primera. Con Ezequiel Videla fueron el alma y motor de ese equipo que se marchó a la B.

Su gran temporada y desempeño despertó el interés de Boca y Carlos Bianchi. Con complicaciones para cerrar el traspaso, sufrió un desgaste y no pudo hacer la pretemporada. Su comienzo no fue el deseado. Con el Virrey no tuvo oportunidades, salvo un puñado de minutos ante Estudiantes, en el retiro definitivo del técnico Xeneize. Con el Vasco Arruabarrena fue titular desde el choque inicial ante Vélez, donde convirtió su primer tanto con la azul y oro.

En su sexto partido en Boca, ante Rosario Central por la Copa Sudamericana, la Bombonera se paró a aplaudirlo cuando dejó el campo a modo de reconocimiento a su gran nivel. A pesar de no conseguir títulos en 2014, fue de los puntos más altos del Xeneize. Las alegrías llegaron en 2015, con la conquista del torneo y la Copa Argentina, donde su nivel fluctuó y su imagen se desdibujó en sobremanera. En 2016 no logró engranar en el esquema de Guillermo, perdió lugar, sus actuaciones no fueron buenas y terminó siendo cedido a Portugal luego de la eliminación en la Libertadores a manos de Independiente del Valle.

Con la intención de reinventarse, Meli deberá revalidad sus cualidades como batallador. Esas que emergieron cuando era un gurrumín en busca de un sueño al que pocos llegan. Racing lo espera.

Fotos: Prensa Racing

Por Ramiro Cue: @RamiroCueB

This entry was posted in Noticias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.