Perfil de Marco Torsiglieri: “Un zaguero versátil”

La vida lo puso en situaciones de riesgo y de diferente complejidad. Gracias a esos improvistos, forjó carácter y evolucionó como jugador. Soportó desde una mudanza hasta una guerra entre dos países de Europa. En baja, llega a Racing para relanzar su carrera y sumar su noveno club.

Su inteligencia y mentalidad es diferente. Supera la media de los futbolistas. Las vivencias que se cruzaron en su camino lo hicieron crecer, madurar, valorar las pequeñas cosas y desdramatizar otras. Vivir rodeado de bombardeos y tanques militares le hizo conseguir un clic. La presión futbolística no la siente, estuvo en un verdadero infierno. Marco Torsiglieri es un zaguero versátil. No solo por haber transitado todo el campo de juego durante su formación, desde los goles hasta ser eje central y terminar en la cueva. Sino también por el destino y los contextos que le tocó vivir.

Su llegada a Racing no es en su mejor momento. Con experiencias europeas fructíferas, un muy buen –pero breve- paso por Boca, no logró continuidad en Morelia ni un buen nivel en Rosario Central. Tendrá un año a préstamo en Avellaneda para pulir sus credenciales y volver a su mejor forma. Sergio Vittor y Miguel Barbieri serán sus escollos a superar.

El verdadero drama lo confrontó en Ucrania, en 2014, durante su segunda estadía en el Metallist Járkov, a 250 kilómetros del foco de conflicto contra Rusia. Según contó en algunas oportunidades, era un clima de guerra y miedo constante. Tanques en la calle con soldados y sus ametralladoras, bombas que caían a pocos kilómetros y una liga que no se detenía a pesar de que varios partidos se jugaban sobre el límite con la frontera rusa.

Futbolísticamente fue un grato paso. En la primera etapa creció en el trato con la pelota y la firmeza para marcar sin falta. En el segundo, poco se podía pensar en la pelota. En el medio hubo un año muy bueno en Almería que registró 28 partidos y logró mantener la categoría. Con los ucranianos disputó 72 encuentros. En cuanto pudo, rescindió contrato.

Sus primeras experiencias en el fútbol fueron en el baby de Balvanera. En esa etapa era goleador, pero cuando se probó en Vélez a los siete años, lo mandaron a ser zaguero. Por una mudanza a Ascensión –un pequeño poblado cerca de Junín- posterior al divorcio de sus padres, el Fortín lo prestó a Sarmiento. En ese lugar aprendió a trabajar, conseguir las cosas con esfuerzo y a valorarlas.

De la mano de Miguel Ángel Russo debutó en 2006 con sólo 18 años. Cuando llegó Ricardo La Volpe lo bajó a Reserva y él se marchó a Talleres en la B. Al volver, se consolidó y, con pocos partidos en el lomo, fue vendido al Sporting de Lisboa en poco más de tres millones de euros.

En su vuelta a Argentina, tuvo un muy buen desempeño en Boca durante el primer semestre de 2015. Luego prefirió irse a Monarcas Morelia tras quedar afuera de la Copa Libertadores. En un año tuvo lesiones y jugó solo 15 partidos. Buscado por Racing y Rosario Central en la segunda mitad de 2016, Torsiglieri se inclinó por el Canalla, donde tuvo un mal desempeño y cerró la trilogía de finales perdidas de los rosarinos al caer ante River en la Copa Argentina.

Su llegada a Racing es en uno de sus peores momentos. Tras una larga lista de alternativas que no se pudieron concretar, Torsiglieri es el central que tanto buscó la Academia. De él dependerá volver a su forma óptima.

 Por Ramiro Cue: (@RamiroCueB)

This entry was posted in Noticias and tagged , , , , . Bookmark the permalink.